Carmen de Giles

Carmen de Giles

Diseño y Figurinismo
Miembro de la AAEE y de la AAPEE

“El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. El teatro necesita que los personajes que aparezcan en la escena lleven un traje de poesía y al mismo tiempo que se les vean los huesos, la sangre

Federico García Lorca

Figurinista sevillana, realizadora de vestuario y complementos teatrales en diversas artes escénicas, avalada por un recorrido de casi 40 años de experiencia en la escena andaluza. Mi trayectoria profesional surge a comienzo de los años ochenta del siglo XX, coincidiendo con un movimiento social de apertura cultural de vanguardia, donde un conjunto de manifestaciones culturales y artísticas interactúan en ese momento: artes plásticas, moda, teatro, música, arquitectura, artesanía, diseño gráfico, fotografía, literatura, etc. Desde que comencé a trabajar mi relación con todos estos mundos ha sido y es vital, cotidiana, deseada y gratificante. En los últimos siete años trabajo conjuntamente con mi hija Marta “Flores de Giles”. Yo aporto la experiencia, seriedad, redondeo el trabajo y ella pone la novedad, velocidad, búsqueda de alternativas y el conocimiento de lo nuevo del siglo XXI, con lo que creamos un tándem muy eficaz.
Para mi trabajo tener taller propio es lo habitual porque me ayuda a la búsqueda de efectos a través de la manipulación de diversos materiales (tejidos, cueros, cuerdas, látex, etc.), búsqueda de texturas, envejecimiento, tintes, pinturas, etc. Mis vestuarios de escena casi siempre han estado ligados a espectáculos de mucha acción que requieren mucho mantenimiento, por ello siempre presto la misma atención a la funcionalidad como a la poesía del lenguaje de los mismos.
Tras leer el libreto hablo con los directores-as, que son los que sueñan la obra, marcan la estética de la misma, si es histórica, actual, atemporal… y en base a esto creo el planteamiento estético visual global del espectáculo.
Comencé en el mundo del diseño de ropa y esto me llevó a descubrir el figurinismo donde encontré el espacio que me permitía crear, desarrollar y encontrar soluciones funcionales y estéticas a un problema planteado, ¡quedé subyugada!
Hasta la fecha he realizado más de 180 trabajos que han recorrido los cinco continentes, siendo reconocida mi labor sobradamente con premios y críticas.